El “Sentido del Lugar”

Mario Apa, Tupiq

 

En el diseño de un “Destino Turístico“, contemplamos considerar el EcoTurismo en sentido genérico, inspirador transversal de todas las acciones y productos como un rasgo definitorio del territorio.

La sostenibilidad forma parte del modelo que se considera más apto para el desarrollo de comarcas rurales.

La sensibilidad ecoturista impregnará todas las estrategias de fomento y no sólo en la vertiente natural sino también en cualquiera de los numerosos espacios antropizados con valor cultural y etnográfico que motean de tradición profusamente el territorio conformándolo como “lugar”.

El Destino, el Valle al que elegimos ir, en el que esperamos encontrar un “sentido del lugar” está en el centro del turismo sostenible; conforma la identidad, apela al orgullo y a la vinculación afectiva con el territorio del residente. Su potenciación en el sentido de cuidado hacia el lugar mejora el marco del turismo y las vivencias que experimenta el visitante.

Los territorios están en constante evolución, el turismo incide en esta transformación y el turismo sostenible procura que esta dinámica sea en positivo, animando a visitas repetidas.

El “sentido del lugar” que se asociará al destino es absolutamente transversal, e incluye aspectos relacionados con la historia, el patrimonio, la cultura, la etnografía, la gastronomía, las tradiciones, que en comarcas rurales se desarrollan todas íntimamente apegadas al entorno natural. Son precisamente, su geografía y laboreo, la gastronomía derivada, el medio natural en el que todo sucede y su asentado patrimonio (artístico y etnográfico), los principales recursos turísticos del Desarrollo Rural.

La naturaleza omnipresente y diferenciada es protagonista del destino sostenible “Cantabria EcoTurismo”.

La imagen y la marca del destino “Cantabria EcoTurismo” contribuyen contundentemente a conformar un sentido del lugar auténtico que será, sin duda, una ventaja comercial competitiva.

Todas las partes interesadas deben ser incluidas en los procesos de planificación y de gestión que tienen por objetivo reconocer, desarrollar y “gestionar” el sentido del lugar. La integración del sentido de lugar en los procesos y estrategias de gestión existentes es fundamental.

El sentido del lugar y la asociación con un sitio se pueden crear a través de las narraciones, a través de la reactivación del patrimonio o de la cultura común y pueden permitir a los residentes redescubrir o promover su historia.

La primera reflexión será esforzarse en entender qué es lo que crea el “sentido de lugar” en el Destino; averiguar lo que es importante para los residentes y lo que es atractivo o interesante para los visitantes, identificar los intereses comunes y prever posibles fricciones.

Los Valles de Cantabria son las tierras de transición entre la mar y la meseta, y los más aptos parajes para la práctica del denominado “Turismo Natural”, turismo de aire libre, de contacto con esta soberbia naturaleza, tanto en su versión tranquila como de corte más deportiva.

Por lo tanto, con estos recursos como mimbres, tejeremos el territorio proponiendo como urdimbre unos Productos Turísticos como armazón vertebral que prodiguen la competitividad turística para dinamizar económicamente las comarcas Rurales De Cantabria.

Se trata de definir unos Productos Turísticos que aprovechen los recursos y cuya comercialización pueda dar coherencia socioeconómica a estos territorios, sean referencias que consigan definir un Destino Turístico con personalidad y, su oferta , además, desestacionalice la temporada estival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *