Salud y nutrición

salud y nutricionSomos consumidores de salud y cómo tales deberíamos poder ejercer nuestro derecho a elegir. En España no. Los recortes sitúan a nuestro país a la cola en cuanto al uso que se hace de las medicinas tradicionales, complementarias y alternativas. Sin embargo son cada vez más los países que los integran en su respuesta médica general. La Organización Mundial de la Salud, OMS, va incorporándolas en sus directivas progresivamente según certifican su seguridad y eficacia. Por ejemplo el 90% de los servicios de tratamiento del dolor del Reino Unido y el 70% de Alemania incluyen la acupuntura entre los tratamientos que dispensan. Sin embargo, hay que ser también cautos y críticos, porque muchos tratamientos homeopáticos y muchos terapeutas alternativos han incurrido en fraudes con lesiones a la salud de los pacientes que confiaron en sus sabidurías. Hay de todo y por eso es muy importante ir aprendiendo a distinguir entre los profesionales de la salud a los fraudes sean éstos alternativos o no, puesto que en ambos sectores hay que exigir cualificación, seriedad, buenas prácticas y máximo respeto al ejercicio de su especialidad. Nuestro sistema de salud público parece incapaz de ir sustituyendo fármacos por reiki, terapias florales, mesoterapia, etc ¿Es más caro renunciar a la química? Sin dudarlo, NO. Pero son tantos los intereses económicos en juego que tardaremos en poder ir al médico y que nos recete por ejemplo una sesión de acupuntura para paliar la migraña. Llegará el día, pero mientras, informémonos de las alternativas existentes y así cuando sea menester y podamos permitírnoslo, apostemos por una terapia alternativa eficaz con nuestra dolencia e inocua para el resto de nuestra salud. Y es que precisamente la mayor diferencia entre un fármaco y las medicinas tradicionales es que el químico puede que nos cure una enfermedad pero sin duda alterará nuestro equilibrio natural de forma innecesaria y muy agresiva. Alternativas hay, conozcámoslas y decidamos cómo queremos cuidar nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *