Miera, un amor a la montaña que empezó en el paleolítico.

Nuria San Millán

Presidenta de Transformando Futuros

Ciudadana del mundo

Meracha de corazón

Seguro que ya has sentido alguna vez algo parecido, porque así como hay personas que te hacen sentir algo especial, también hay paisajes y pueblos que consiguen sorprenderte, enamorarte, que transmiten algo que te despierta emociones, que te hacen sentir bien. A mí eso me ocurre en Miera y lo mismo le ha pasado a miles de personas que a lo largo de la historia. Hoy cuando paseamos por Miera podemos ver los vestigios de esa historia del hombre desde el paleolítico y de la intervención del ser humano desde la prehistoria hasta hoy.

Aún hoy en Miera puedes aún beber agua pura, filtrada entre turbas y cuevas hasta llegar a numerosas fuentes. Aún puedes ver animales en su hábitat y completa libertad, además de pasear por los mismos senderos que recorrieron los grupos de homo sapiens que en el paleolítico subían desde la costa por los pozos de Noja para “veranear” y que nos dejaron las huellas de su paso en las mismas cuevas que el oso de las cavernas hibernaba y del que también en Miera se conservan sus restos. En la Cueva de Sopeña podemos ver la recreación de un campamento paleolítico, y las oseras de los osos cavernas que hibernaban allí.

Pero la historia continuó y esas montañas se convirtieron en el hogar del hombre de la edad de hierro que empezó a habitar permanentemente el lugar. También fueron el refugio de cántabros frente a los romanos, y tras varios siglos vieron llegar a los monjes llegados para cristianizar a los “paganos” y que construyeron un monasterio, una catedral y transmitieron una nueva forma de agricultura y ganadería.

En estas montañas también se talaron miles y miles de árboles en la época de la armada invencible y el llamado imperio español, y esos mismos barcos que traían oro, riquezas y nuevos alimentos de América, llevaban cañones y balas hechas en la Fábrica de la Cavada, utilizando como materia prima de la primera fundición de España, los árboles del Valle de Miera.

Tras la tala de árboles, vinieron nuevos hitos en la historia, nuevas formas de vivir como la agricultura, la ganadería, la cantería, actividades que aprovecharon los recursos naturales y cambiaron su paisaje y la economía local, dejando salpicadas las montañas de cabañas y “praos” segados a dalle. Luego vino la guerra, los maquis escondidos, la emigración a América y los indianos, luego vino Europa, sus cuotas lácteas y la creciente despoblación rural.

Ahora Miera, su paisaje, sus habitantes y sus visitantes somos el reflejo de la historia actual y nos convertimos en protagonistas de las nuevas historias que le quedan a esas preciosas montañas merachas por vivir.

Nuestro pequeño aporte a Miera es llevar plantados más de 200 árboles y seguiremos plantando muchos más gracias a iniciativas de Responsabilidad Social como el “Bosque Sostenible” de la película rodada en Miera “Hazlo por mí”

Buen paseo y espero que te enamores también de Miera. Y seguro que como a mí te entrarán ganas de cuidar y valorar un entorno así para que la historia de amor continúe.

 

Coordenadas para llegar a Miera:

 

Desde Liérganes tomamos la CA-260 dirección San Roque de Río Miera. Aproximadamente a 10 km encontrarás un desvío a la derecha que indica Miera CA-641, toma el desvío hasta llegar a Iglesia de Santa María de Miera declarado Bien de Interés Cultural. Al lado de la Iglesia está el Museo” y continuando desde la Iglesia unos 4 km más adelante verás un cartel y un aparcamiento que indica “Cueva de Sopeña”. Hay un pequeño sendero que te llevará a la Cueva.

 

Siguiendo la misma carretera llegarás hasta los “Pozos de Noja” donde se pueden contemplar dos pozas de agua que formaban parte de las antiguas presas de la Electra Pasiega y disfrutarás de una espectacular vista de la costa, el mar y la montaña.

 

Infraestructura hostelera: Queda un bar-tienda en Mirones y otro en Miera. Hay unos apartamentos rurales en Linto y algunas casas particulares que se pueden alquilar.

 

Turismo: Se realizan visitas guiadas en la Iglesia Santa María de la Asunción (Bien de interés Cultural). Una parte del año se cuenta con visitas guiadas en el Museo que aloja la exposición permanente “Miera y los Merachos” y en la Cueva de Sopeña.

 

Hay varios recorridos señalizados para práctica de senderismo y/o bici de montaña. También pueden verse diversas rutas en el blog http://territoriomeracho.blogspot.com.es

 

Y en las redes sociales:

Cueva De Sopeña Museo de Miera

Ayuntamiento de Miera

Miera en Fotografías

 

 

 

 

ces2

Deja un comentario en: “Miera, un amor a la montaña que empezó en el paleolítico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *