Marismas de Santoña Victoria y Joel

Foto:Emilio Gil
Foto:Emilio Gil

Las marismas de Santoña, Victoria y Joel son sin lugar a dudas unos de los referentes en cuanto a conservación y observación de aves en nuestra región.

Hace aproximadamente 12000 años, al final de la ultima glaciación, el aumento del nivel del mar inundo los valles cercanos a la costa. Esto creó el entorno físico perfecto para ser inundado a diario por la subida de la marea , lo que sumado al efecto que produce la desembocadura del río Asón, crearon lo que hoy conocemos como el Parque Natural de las marismas de Santoña , Victoria y Joel

Sus cerca de 7000 hectáreas, declaradas parque natural en 1992, están ubicadas entre los municipios de Argoños, Arnuero, Barcena de Cicero, Colindres, Escalante, Laredo, Limpias, Noja, Santoña y Voto.

Pero no fue su belleza y su valor ambiental por si mismos lo que lo llevaron a la declaración de espacio protegido, sino una vez mas el trabajo de las organizaciones ecologistas. En el año 1987 la Sociedad Española de Ornitología (Actual SEO/BirdLife) y ARCA (Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria) presentaron una denuncia antes las instituciones Europeas ante la mala situación en que se encontraban las marismas y el alto peligro que existía para su destrucción.

En 1992 el gobierno Español declara la zona como Reserva natural y es en el año 1993 cuando llega la sentencia condenatoria para España por la falta de protección para las aves silvestres , siendo esta la primera sanción de la comisión Europea para España en materia ambiental.

Años después , cuando parecía que finalmente esta zona ya se encontraba fuera de peligro tubo que enfrentarse a las sucesivas mareas negras del Erika (1999) y del Prestige (2002) , siendo esta ultima de especial gravedad en el entorno y para la cual se instalaron unas barreras de contención en la entrada de la marisma.

Actualmente la zona no esta exenta de los peligros del Turismo incontrolado , los planes de industrialización, los vertidos urbanos y la caza furtiva. Pero pese a todo, se puede decir el parque natural esta en buen estado de salud. Listo para recibir a amantes de la naturaleza conscientes y respetuosos.

Si os animáis a visitar la zona no os olvidéis de vuestros prismáticos y guías de fauna y flora, pero sobre todo no olvidéis de que hubo mucha gente luchando para que hoy podamos disfrutar de este espacio y lo que es aun mas importante, aun luchan para que las siguientes generaciones lo puedan disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *