Madreselva

Julián Marcilla

Corrían los años 80 con sus maquillajes desmesurados, brillantinas y jóvenes transgresores en una sociedad que entraba de lleno en el mundo capitalista. Como siempre había quienes nadaban a contra corriente. En Laredo un grupo de personas buscaban su espacio en una sociedad a caballo entre las más locas tendencias y el más arraigado tradicionalismo. El joven Julián Marcilla recolectaba plantas por los montes de Cantabria y el País Vasco con las que elaboraba preparados sanadores y fragancias que vendía en un herbolario que hubo en la villa pejina. Conquistó a un grupo de personas que como él demandaban alternativas de alimentación y salud pero no a las suficientes como para que el herbolario triunfara. Sin embargo fue un aprendizaje y el embrión del exitoso desarrollo empresarial de estepionero en el sector ecológico. Gestiona con éxito Dispronat, una empresa mayorista de distribución de productos ecológicos a nivel nacional. Actualmente su apuesta y orgullo es el Taller Madreselva pues es fruto de la semilla que sembró en su juventud con el citado herbolario. No está solo, en esta aventura empresarial plena de madurez y consciencia le acompañan dos socios y familiares, motivo de satisfacción a sumar al de haber levantado sobre una finca familiar en Ramales de la Victoria un negocio próspero que genera empleo y produce con el máximo rigor y calidad. “En aquellos años el producto ecológico era casi ciencia ficción, apenas se ofertaba porque casi no se demandaba pero nos sirvió para ver cómo haciendo las cosas bien podríamos llegar a hacer rentable nuestro proyecto y hoy en día lo hemos conseguido. Hubo un momento determinante en el que debíamos decidir entre retirarnos de la producción ecológica de cosmética o adaptarnos a la nueva legislación sanitaria. Con unos familiares, Javi y Amaya, dimos un nuevo impulso a Taller Madreselva hasta convertirlo en lo que ahora es”. El edificio que han levantado es 100% sostenible. Su arquitectura no es sólo estéticamente atractiva sino que le convierte en un ejemplo de adaptación y respeto al entorno. Se abastece energéticamente por una instalación de geotermia con suelo radiante que convierte estas infraestructuras en un centro de trabajo excepcional. Las cinco personas que conforman la plantilla de este laboratorio y fábrica de cosmética natural y ecológica manipulan además materias primas de alta calidad que respetan las normativas más exigentes. En Taller Madreselva de Ramales producen dos líneas de productos. Por un lado Madreselva Cosmética Natural con ingredientes 100% naturales y por otro Kimera Biocosmetics con ingredientes 100% ecológicos para cosméticos y aceites esenciales.

 

Equipo Madreselva en su taller

Todos los productos de Taller Madreselva están certificados según la norma Bio Vida Sana por la certificadora internacional bio.inspecta y garantizan que el 100% de sus materias primas son naturales y/o ecológicas sin derivados químicos ni testados en animales. Hoy en día lo “natural” carece de una norma global y muchos productos del mercado que apenas llevan un 0,1% de materia prima natural hacen gala de este nombre, sin embargo en Taller Madreselva han apostado por ser rigurosos y garantizar máximos de calidad y honestidad.

“Nuestros aceites vegetales, ecológicos y naturales, son protectores, hidratantes, nutritivos, regeneradores y suavizantes, gracias a su contenido en vitaminas y ácidos grasos específicos. No contienen alérgenos, son seguros e inocuos para la piel, no presentan riesgos de toxicidad, ni son irritantes ni dermocaústicos. “Hemos desarrollado 9 tipos de Aceites Naturales, 3 tipos de Colonias Naturales y 6 tipos de Aceites Vegetales Ecológicos y 26 aceites Esenciales para uso en Aromaterapia. Todos los aceites de máxima calidad y ahora vamos a ofertar combinaciones de aceites esenciales ecológicos en un producto nuevo al que hemos bautizado como Atmóspheras y que nos ha diseñado una prestigiosa Escuela de Aromaterapia. Entre nuestros proyectos a medio plazo está el seguir ampliando nuestra plantación de caléndulas para producir materias primas autóctonas y comenzar a sembrar hipérico. También recibimos grupos y visitas que descubren nuestro Taller y trabajo. El objetivo es que Taller Madreselva interactúe con la sociedad de puertas abiertas ofreciendo talleres, formación y experiencias que divulguen el valor de la cosmética como salud y fuente de empleo en el entorno que se produce. En nuestra vocación de servicio también tenemos la intención de colaborar con la Asociación Española Contra el Cáncer impartiendo talleres y divulgar los beneficios sobre la salud de la aplicación de aceites vegetales ecológicos en procesos post oncológicos para acelerar la recuperación de la piel”. Sin duda Taller Madreselva ubicado en el bello entorno de Ramales de la Victoria sorprende y conquista porque consigue demostrar cómo apostar por una producción de máxima calidad y ecológica puede ser un éxito personal, económico y social.

 

la-salud-web

 

 

cartel-eco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *