Los patos de Espinosa de los Monteros, famosos en el mundo entero 6ª entrega de Héroes del siglo XXI — por Carlos Zamora Gorbeña, Deluz

Los patos de Espinosa de los Monteros, famosos en el mundo entero 6ª entrega de Héroes del siglo XXI — por Carlos Zamora Gorbeña, Deluz

Una de nuestras obsesiones fue tener el mejor foie de España, y hace 7 años nos pusimos a buscar como locos para encontrarlo. Catamos más de 20 y estuvimos comprando patos enteros a otras granjas hasta que un día un cliente nos dio el soplo de una granja en el norte de Burgos. Buscamos en Google “foie” y “Burgos” y entonces apareció La Llueza: Alejandro y Elena, dos jóvenes ingenieros sobradamente preparados que quisieron volver al campo. Se liaron la manta a la cabeza, y se fueron a aprender con una de las mejores pequeñas granjas de Francia —son tan buenos los Duboscq que su foie ganó medalla de oro el año pasado en la feria de París el mejor foie micuit de Francia—. Tienen una granja que merece la pena coger la carretera de Los Tornos, hasta Espinosa de los Monteros, para conocerla. Volverás cargado de latas y botes de rilletes, micuits, mousses, jamones y con­fits. Nosotros les compramos unos 15 patos todas las semanas y hacemos de todo. Del magret, nos alucina dejar la parte grasa crujiente para luego darle un vuelta y vuelta con salsa de naranja en plan francés; con Pedro Ximénez a la española o con teriyaki a la japonesa. El con­fit, nos gusta terminarlo al horno para que quede crujiente y acompañarlo de patatas fritas en grasa de pato. Y si sois más cocinillas lo mejor es hacer un parmentier de pato: pochas cebollita con pimiento, lo mezclas con el pato desmigado, lo cubres de un puré de patata espeso y a gratinar al horno.

Para nosotros hay un antes y un después en el mundo del pato con la granja la Llueza. Se merecen todo, porque tienen una producción pequeñita de 50 patos a la semana y estaría bien que más personas les compráramos. Están 365 días al año y tienen días de nieve hasta la cintura. Y si algún día queréis hacer algún regalo es como regalar flores, que siempre gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *