Leche Ecológica

El joven Gaspar nació en Santander, cursó la carrera de Biología en la Universidad de Salamanca y de regreso a la tierruca decidió echar raíces en el campo y emprender como ganadero, una decisión que dice mucho de la vocación de este hombre que es Secretario General de UGAM-COAG y uno de los pocos ganaderos de leche ecológicos en la región. “Hace 36 años que finalicé mis estudios y me vine con toda mi ciencia aprendida a ser ganadero al pueblo de mi madre. Me inicié en el campo sin ver la sabiduría que había bajos las boinas, por supuesto mucha más de la que yo tenía”. A la vanguardia en conocimientos modernizó la explotación y la convirtió en la primera estabulación de la parte oriental de Cantabria. “Fui pionero entonces modernizando la ganadería y hace siete años fui de los pioneros nuevamente, esta vez comenzando a vender ganado y haciendo mi ganadería cada vez menos intensiva. Dejando de hacer caso a los dogmas instituidos en la ganadería intensiva de leche he conseguido hacer por fin rentable mi negocio, trabajando menos y con más calidad. Un proceso de conversión hacia la producción ecológica que dura unos dos años y que además de cambiar la forma en que se produce, debe modificar radicalmente cómo se concibe la ganadería”. “Voy descubriendo que lo pequeño es grande. Produzco entre 300 y 500 litros diarios de una leche ecológica de gran calidad que me compra en su totalidad la multinacional Lactalis a muy buen precio”. La pregunta es obligada ¿con lo denostada que está la ganadería de leche en la región por qué no se convierten más productores en ecológicos?
“En Cantabria hay unos 1.330 ganaderos de leche. El sector atraviesa una crisis de precios profunda en convencional mientras que en ecológico se paga justamente. Sin embargo sólo tenemos el sello siete productores y otros seis que están en proceso de conversión. Hay mucha demanda de leche ecológica y poca oferta. Hay sectores de la profesión que le han dado mala fama a la producción ecológica y además los dos años de transición disuaden a muchos ganaderos. Es necesario derribar ese muro de miedos porque el modelo de producción en ecológico es el futuro”.sin-moscas

Las cuentas anuales de los ganaderos de leche convertidos a ecológico dan fe de la rentabilidad así como de las mejoras laborales que conlleva. “A nivel mundial hay una pugna entre la agroecología y la producción intensiva. Cantabria debe posicionarse y apostar por la producción ecológica que garantiza la eliminación de la precariedad laboral, la mejora de la vida de los animales y la calidad de los productos que se obtiene. El mantenimiento del sector agrario es absolutamente imprescindible porque certifica que comamos. Que haya comida mala o buena depende de cómo se produzca. La administración debe apoyar el desarrollo del sector agroecológico. Hay que dejar de producir en el Puerto de Santander con la soja y el maíz que nos llega transgénico de América, y volver a producir con nuestros pastos. Frente a los ácidos grasos saturados de la producción intensiva, están los ácidos grasos saludables de la producción ecológica. Hay que producir y consumir menos, pero de mayor calidad y cada vez a mejor precio”. Gracias Gaspar por servir de ejemplo sobre cómo Cantabria tienen un próspero futuro económico si apuesta por un modelo agroecológico que, además de generar rentabilidad, garantiza la sostenibilidad de nuestro patrimonio natural.

 

 

 

 

 

Deja un comentario en: “Leche Ecológica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *