La receta…slow food

Y tuvo que nacer en Italia, aunque bien podía este concepto haberse gestado en cualquier pueblecillo de la cuenca del Mediterráneo, lugar que los historiadores llaman “la cuna de la civilización”, porque al interior de sus fronteras geográficas se desarrolló la historia completa del mundo antiguo.

La cuenca del mediterráneo ha sido cuna de muchas civilizaciones y culturas y la dieta mediterránea representa uno de los logros más significativos de estas civilizaciones. El mar mediterráneo se convirtió en una especie de autopista que facilitó la interrelación de alimentos de diversas culturas, y también la forma de obtenerlos, producirlos, cocinarlos y consumirlos. Autopista que por desgracia ha llegado a que nuestra alimentación se desvirtúe en virtud de la mal entendida globalización en todos los aspectos de nuestra vida. Pero ya está bien, piensa global y actúa local pero cuanto antes.  Y a la hora de comer, despacio, masticando bien como decían las abuelas y a la hora de meterte en los fogones también slow please. Compra despacio, consciente de que lo que comes es lo que eres. Alimentas tu alma, tu salud y tu gula así que hazlo con responsabilidad, teniendo en cuenta el equilibrio con el ecosistema, la defensa de la biodiversidad y el compromiso ético con los productores.

Sé consciente y elige tus alimentos, la energía de la vida. En este espacio te propondremos recetas conscientes pensadas y creadas para consumir de temporada, local y saludable pero también generando el menor sufrimiento a cualquier ser vivo así como impacto a nuestro ecosistema. Chefs que crean slowfood combinando placer y conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *