LA HUERTA DE TERESA, DE MAOÑO A VALDENOJA

Necesitamos un nuevo modelo de consumo, más cercano, local, de proximidad, temporada y sin tóxicos. Necesitamos volver a enraizar con nuestras tierras y huertas para saborear el gusto por los productos auténticamente saludables y sabrosos que además son “de aquí y de verdad”. Lo de siempre pero retrotrayéndonos a tiempos antiguos en los que ni se hormonaban a los animales para que crecieran más rápido, ni se mataba toda hierba de las huertas con la excusa de esta u otra plaga, obviando que a base de pesticidas y herbicidas se acababa con la salud y vitalidad de las tierras y sus productos. En esta línea de pensamiento se encontraba Teresa que desde niña vio como su padre cuidaba su huerta en Maoño con mimo pero también con los nuevos tratamientos que los mercados iban ofreciendo a los horticultores. Los usaban sin ser conscientes de los “efectos” no deseados que generaban en las hortalizas que recolectaban y en su querida tierra. tiendaweb“Yo trabajo en una empresa. Hace unos 12 años estuve de baja y aproveché para hacer un curso de agricultura ecológica. Desde entonces he trabajado horas y horas para reconvertir la huerta familiar convencional en ecológica. De hecho estamos certificados por el CRAE (Consejo regulador Agricultura Ecológica) desde hace 11 años. Nos pasamos a ecológico porque cuidábamos la huerta para consumo familiar y no queríamos pesticidas ni herbicidas en nuestra alimentación. No es necesario y es malo para la salud. Ahora cada vez hay más intolerancias y alergias, desde luego el origen está en cómo nos alimentamos”. Teresa tiene dos hijos, Manuel y Gema. Desde hace años Manuel gestiona la venta de hortalizas de su huerta por internet y en los mercados ecológicos que hay en Cantabria. El año pasado su hija Gema decidió dejar su trabajo como profesora de baile para abrir junto a su hermano una tienda ecológica en Valdenoja y sin duda fue un gran acierto para su futuro profesional porque se ha convertido en una referencia para quienes apuestan por una alimentación libre de tóxicos. “Parte del éxito de la tienda reside en el trato que mis hijos dan a la clientela. Soy su madre, no soy objetiva pero es que son un encanto. Y además la tienda es muy agradable y está muy bien abastecida. Tenemos toda la gama de productos necesaria para alimentarse de forma íntegramente ecológica. Sin duda lo que más nos distingue es el producto fresco por el que hemos apostado desde el principio”. La Huerta de Teresa ejemplifica con su gestión cómo sacar adelante las hortalizas de temporada sin tratamientos químicos de ningún tipo es posible.

 

tomatesWeb“No tratamos nada de nada. Ninguna plaga con ningún producto. Hay pérdidas, sí, pero se compensa con mucho trabajo. La huerta exige muchas horas de trabajo, cuidados y desvelos. Sacar adelante la huerta de temporada en Cantabria es totalmente viable. Sólo los tomates son un reto por el clima de la región. El pulgón es un gran problema puesto que no muere tras un invierno suave y luego o dejas que acabe con muchas plantas o lo tratas. Nosotros no lo tratamos pero sí vamos a experimentar metiendo aves en el invernadero para ver si acaban con él”. Teresa es un ejemplo de cómo los hortelanos no descansan. Siempre pendientes del tiempo, observando las plantas, vigilando las amenazas que acechan su crecimiento, velando por que no se pierdan sus horas de trabajo en una granizada o una jornada con demasiado calor… Mucho trabajo que en el caso de Teresa ha tenido su recompensa viendo como su hobby y pasión se ha convertido en el trabajo y futuro de sus hijos, que cómo no, han bautizado a su eco tienda en Valdenoja con el nombre de “La Huerta de Teresa”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *