El Hogar: el fuego como elemento de salud y bienestar en las viviendas

Eva Mantecón, Abrego ingeniería

La atracción del ser humano por el fuego va más allá de lo racional. La justificamos para calentarnos, pero basta fijarse como cualquiera nos quedamos observando las llamas de una chimenea en el salón, como hacemos hogueras en la playa, barbacoas para disfrutar con los amigos y familia.

Pocas viviendas unifamiliares se construyen que no tengan prevista una salida de chimenea en el salón. Incluso hay un sinfín de alternativas para simular esta necesidad de la visión de un fuego sin tener uno de leña real: estufas eléctricas con efecto llama, chimeneas de alcohol, de gas….. Está claro que la observación de las llamas en sí misma nos aporta sensación de bienestar.

En las estufas de leña, en climas más fríos se desarrollaron sistemas de acumulación de calor que permite prolongar el calor aportado sin tener que seguir cargando leña. Las estufas austriacas de la marca Haas & Sohn, han integrado este sistema con distintos diseños clásicos y modernos, estufas exentas con piedra natural o con bloques de magnetita integrada, todas ellas sin necesidad de obra, que ocupan muy poco espacio y que permiten tener calor hasta 10 horas después de apagarse el fuego. Además algunos modelos incluyen un control electrónico del aire de la combustión que permite elevar la eficiencia al 82%, haciendo que la leña dure más tiempo y consuma menos.

Las estufas de pellet se han popularizado mucho en los últimos años por su comodidad. El pellet de madera permite automatizar el fuego y hacerlo muchísimo más eficiente. Hay una gran variedad de acabados exteriores y de diseños de las maquinas que las hace diferenciarse entre ellas. La mayoría de estas estufas tiene un ventilador para mover aire caliente en la estancia, que en algunos casos puede resultar algo ruidoso.

Las Estufas Haas& Sohn realizan la difusión del calor por convección natural, a través de una especie de radiador integrado en ella, que mueve de forma natural el aire caliente calor, absolutamente silenciosa, sin corrientes de aire y con menos consumo eléctrico. Son especialmente indicadas para personas alérgicas al no mover polvo. La combustión se controla con la temperatura de la cámara de combustible que permite la máxima eficiencia posible en una estufa de pellet.

Si decíamos que lo que más nos atrae es la visión del fuego, otra queja habitual de los usuarios de estufas de pellets, es que la llama no es como la de leña. La combustión del pellet al ser tan eficiente necesita menos combustible para proporcionar el mismo calor, siendo a veces como un chisporroteo. Las estufas Haas&Sohn con efecto imitación de leña, tienen un sistema de aire en el quemador que eleva la llama con un efecto similar a las de leña, más lenta y mayor que las convencionales de pellet, aportando una mayor calidez visual y una visión más placentera del fuego.

En definitiva, a la hora de seleccionar una estufa de leña o pellet para el salón, conviene tener en cuenta estos factores, ya que pasará a ser un elemento central dentro de nuestra sala de estar, el lugar donde se suele desarrollar la vida familiar y social en invierno…. El hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *