Historia

Espacio y tiempo para conocer la historia de una ciencia reciente en la que residen las claves de la supervivencia de la humanidad en nuestro planeta. A este ritmo tendremos o que modificar nuestros hábitos, compras, necesidades… o bien avanzar extraordinariamente en investigación para mudarnos a otro planeta porque este será inhabitable para generaciones venideras. Para conocer el futuro hay que estudiar la historia, la historia de la ecología es breve ya que hasta el SXIX no se redactó la primera ley de protección ambiental.

Cuentan las crónicas que en junio de junio de 1853, una banda de buscadores de oro taló un árbol sequoia gigante de 1, 244 años de edad en el condado Calaveras, en California. Tres semanas tardaron en cortar el tronco de 300 pies de altura. Enviaron la corteza a San Francisco para exhibirla ya que hasta entonces sólo los nativos americanos conocían esa especie.

Trágico destino corrieron otros hermanos sin aparente escándalo de la sociedad hasta que en octubre de 1853, el editor de Gleason’s Pictorial Drawing Companion, Maturin M Ballou, publicó una ilustración de “el árbol más grande descubierto” acompañada del siguiente texto:

“A nuestro juicio parece una idea cruel, un perfecto desacato, cortar un árbol tan espléndido. En Europa, tal maravilla natural habría sido protegida, si fuera necesario, por la ley; pero en esta sociedad mercantil y permisiva,  se pagan de 30 a 40 mil dólares por cortar árboles. Esperamos que a nadie se le ocurra comprar las cataratas del Niágara. Ya en serio, ¿qué podría motivar a algún mortal a hacer tal especulación con una montaña de madera? En su esplendor natural,con su majestuosa cabeza hacia el cielo y su vigor y fuerza, para algunos, es un monumento a su avaricia.”

Ya en 1864 John Conness, el senador de California, dio un discurso en el Congreso pidiendo a sus compañeros que aceptaran una propuesta de ley, para proteger el Yosemite Valley y sus bosques de sequoias. En su discurso, Conness hizo referencia directa los árboles muertos de Calaveras.

“Algunas partes de árboles del bosque de Calaveras fueron cortadas y expuestas en la World’s Fair de Londres. Los ingleses que asistieron declararon que se trataba de una invención Yankee, que no podía ser posible que tales árboles crecieran en el país, y pese al costo de la transportación del árbol, no fue posible convencerlos de que tal espécimen es estadounidense. El propósito de esta propuesta de ley es preservar uno de nuestros bosques y protegerlo de la devastación. La necesidad de cuidar estas maravillas es evidente.”

La ley pasó y el Yosemite Grant representó el primer parque nacional oficial de Estados Unidos en 1872.

Así nació el concepto de preservar y conservar nuestro patrimonio natural. Un pequeño paso de un camino que en el 2015 apenas hemos comenzado a recorrer, y eso que gran parte de nuestros tesoros naturales ya han sido pervertidos y arrasados por el insensible “desarrollo” humano. Atroz, cruel pero con “historias” de lucha por conservar nuestro planeta tal y como el mismo sería capaz de mantenerse si el ser humano no estuviera constantemente dañándolo y agrediéndolo con su mal e inconsciente hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *