Eva y la mi huertuca

eva facebookEva es santanderina, una urbanita y licenciada en biología que trabaja con las manos y el corazón una huerta que ha convertido en su medio de vida. Madre y agricultora y en ese orden de prioridades, sin desatender ninguno de los roles. Tiene su finca “La Mihuertuca” en Ampuero. Siembra, recoge y reparte 2 días a la semana los productos de temporada que decidió debían ser ecológicos sin lugar a dudas. “La familia de mi pareja nos facilitó una finca que comenzamos a sembrar, trabajar e intentar rentabilizar. No sabíamos si certificarla en ecológico o no, pero lo que sí sabíamos era lo que no queríamos, es decir, ningún residuo químico en nuestras hortalizas porque sabemos cómo nos queremos alimentar. Finalmente además de producir en ecológico, optamos por la certificación”.

Eva es una mujer joven y fuerte que asume los sacrificios que conlleva la vida del campo pero sin renunciar a su vida personal y por supuesto a la maternidad “En esta etapa he decidido no ir a vender a mercados porque tendría que dejar a Deva al cuidado de otras personas. Mientras sea un bebe prefiero llevármela a la huerta y también repartir juntas”. Concilia la vida familiar y laboral de forma admirable y muy orgullosa de poder criar a su hija en un entorno tradicional y aún poco femenino. “La vida del agricultor es sacrificada sobretodo de abril a octubre donde se trabajan muchas horas. Sin embargo el invierno permite disfrutar de tiempo libre aunque en la huerta siempre hay algo que hacer”.

Eva es joven, está formada y vislumbra un futuro muy positivo para el sector ecológico siempre y cuando los productores sean capaces de unirse. “Hay que crear redes de colaboración entre quienes nos dedicamos a lo ecológico para beneficio común. En Santander nos hemos unido para intentar poner en marcha un mercado ecológico semanal que es bien común para la ciudadanía. Y a nivel de Cantabria, entre otras carencias, se echa en falta una planta de transformación y envasado para tener oferta autóctona por ejemplo de conservas vegetales”.huertuca2Facebook

Como decía, en Santander se ha creado una Asociación de productores y consumidores ecológicos para reivindicar y poner en marcha un mercado a la altura de una capital de provincia y comunidad como Santander que debe referenciar y encabezar la evolución del sector bio en Cantabria. “En el sector ganadero suele haber relevo generacional y son pocos quienes se pasan de convencional a ecológico. Sin embargo entre los agricultores activos de la comunidad comienza a ser muy relevante el porcentaje de gente joven emprendiendo, especialmente en el ecológico, donde una amplia mayoría son personas que comienzan a trabajar la tierra sin experiencia profesional previa, bien formados y con la certeza de que deben producir sin residuos y casi siempre certificados como ecológicos”.

Un sector con futuro en el que los jóvenes tienen la oportunidad de emprender y conseguir una viabilidad económica a la vez que calidad de vida. La vida de Eva y su hija Deva son un ejemplo de emprendimiento y sostenibilidad a todos los niveles.

 

 

Kokurieko

 

lindes

UMMA2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *