ELECTRODOMÉSTICOS DE ALTA EFICIENCIA ENERGÉTICA SI O SI

Quizá ya nadie dude de las ventajas económicas y de ahorro energético que conlleva adquirir electrodomésticos de alta eficiencia energética o quizá sí. Obviamente un electrodoméstico es eficiente si ofrece las mismas prestaciones que otros consumiendo menos energía y este ahorro energético se traduce en económico. Hay que insistir en observar las siete etiquetas (A, B, C, D, E, F, G), identificadas cada una de ellas con un color. La etiqueta A indica el consumo más eficiente y la G son los que más consumen con las mismas prestaciones. Son sensiblemente más caros, sí, pero la diferencia se amortiza en 5 años. Es rentabilidad para nuestros bolsillos y para el planeta. Hay que consumir menos energía pero sin dejar de enfriar nuestra comida ni lavar nuestra ropa. La tecnología ha desarrollado alternativas para que los electrodomésticos sean cada vez más eficientes y sostenibles. Radica como siempre en nuestro estilo de consumo y elección de productos el futuro desarrollo de nuevas tecnologías cada vez más y más eficientes. Las multinacionales generan oferta en base a nuestra demanda por lo que debemos ir descartando productos de baja eficiencia energética con el pretexto de ahorrar. Otro error es alargar la vida útil de nuestros electrodomésticos cuando somos conscientes de que consumen más energía, por estar próximos a la obsolescencia, por el mal uso que hacemos de ellos y por las pérdidas que de electricidad en su deterioro.

www.consumoresponsable.org

 

Además de intentar adquirir tus electrodomésticos con la distinción A+++

Frigorífico Es el electrodoméstico que más electricidad consume en el hogar. Mejora sus prestaciones si no está cerca de una fuente de calor y se evita abrir la puerta innecesariamente.

Lavadora   Es el tercer electrodoméstico que más energía consume. Hay que aprovechar al máximo su capacidad en cada lavado y utilizar los programas de baja temperatura, ya que la mayor parte de la energía se utiliza para calentar el agua.

Lavavajillas El 90% de su consumo de energía se destina a calentar el agua. Usarlo cuando esté lleno y con programas económicos que reaprovechar el calor. Está demostrado que es más económico lavar la vajilla en ellos que fregando a mano.

 

 

Secadora   Consumen menos las de gas y las que incluyen ciclos con enfriamiento progresivo. Centrifugar la ropa al máximo y procurar que trabaje siempre a carga completa.

Horno     Los de gas son mucho más eficientes, pero los eléctricos más frecuentes. Cada vez que se abre la puerta, se pierde un 20% de la energía acumulada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *