“El BOLAO” UNA VENTANA AL PASADO Y AL FUTURO

Foto: Yolanda Ramos Burrón
Santiago Sierra
Asamblea en Defensa de la senda Costera

No es nada nuevo que la naturaleza sea caprichosa y, que un arroyo en busca de su destino, atraviese los campos hasta encontrarse con otro río o quiera unir su torrente de agua dulce únicamente con el mar.

 

Ese es el capricho del pequeño Arroyo Bolao, que recorre los campos de Alfoz de Lloredo hasta encontrase con los acantilados de la costa del Cantábrico, saltando sus aguas alegremente al vacío en la única cascada natural de la costa de Cantabria (todo un capricho).

Capricho y necesidad fue en su día también la mano del hombre, que construyó en su salto una presa para alimentar de energía las ruedas de su molino por la que pasarían las cosechas de maíz de todos los vecinos del valle.

Hoy las paredes del molino decadente y abandonado, la presa, el arroyo, el acantilado tienen un idilio y son dueños de un paisaje. Nada es excesivo, no se entendiera el uno sin el otro, el arroyo lloraría por la presa, ésta por la sombra del molino y el acantilado simplemente se sentiría huérfano.mapa

El lugar no cabe duda que posee un valor paisajístico y natural incalculable, incluso romántico: la desembocadura de un río, el paisaje marino, la formación geológica, las especies naturales que lo rodean, incluso los restos de la presa y el molino que al integrarse en el paisaje aportaron valores etnográficos e históricos.

“El Bolao” como se conoce al lugar, es una ventana al pasado y también al presente, un mirador al espacio y al paisaje.

¡Pero está en peligro! Esta vez por la mano del hombre, sin ser necesario.

La demarcación de Costas ha presentado un proyecto de intervención sobre este espacio (accesos, pasarelas, barandillas). Un proyecto de accesibilidad y urbanización que da escalofríos.

¿Por qué cambiarlo y romper el idilio?

 

 

Plantilla folletos Jardin Mandala 700x400 (2) ecogreen

Deja un comentario en: ““El BOLAO” UNA VENTANA AL PASADO Y AL FUTURO

  • julio 29, 2016 en 1:08 pm
    Permalink

    Duele oír esas intenciones, tomadas desde un despacho, me atrevería a decir que quizá por alguien, que ni siquiera conoce insitu el lugar. Son muchas las atrocidades cometidas en nombre de la seguridad y la accesibilidad, uno de los ejemplos que a mi más me duelen es la actuación llevada a cabo en la playa de Santa Justa en Ubiarco. La urbanización de sus accesos con farolas, barandillas, bancos…..una agresión visual a un entorno único difícil de entender…..y veo que se quiere repetir en el Bolao. Y pienso yo, que soy muy mal pensado, no habrá por casualidad algún interés “interesado” en proyectar, presupuestar, adjudicar….ampliar presupuesto… ect…….bueno ya dije soy muy mal pensado.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *