Desconectado de la red eléctrica

En Carasa, el Oriente de Cantabria, está una de las pocas casas autónomas energéticamente que hay en la región. Es el hogar de Mohamed, su esposa e hijos. El tejado se adorna con placas solares y un acumulador térmico para el agua caliente. Una instalación muy eficiente que le ha permitido desengancharse de la red eléctrica y ser totalmente autosuficiente.

Mohamed nació en Marruecos y aprendió desde muy pequeño que el sol es gratis y muy generoso para poder usarlo de forma sostenible a través de una placa solar. En España le sorprendió que casi nadie tenía instalaciones fotovoltaicas cuando la energía es “cara”. Investigando, comprando piezas de segunda mano y de forma totalmente autodidacta ha conseguido dotar a su hogar de una instalación perfectamente dimensionada que le permite llevar una vida energética normal y autosuficiente. Hace pocos meses se ha desenganchado de la red eléctrica puesto que tiene autonomía hasta para 15 días consecutivos sin sol.

“Tenemos una vida normal con televisión, lavadora, nevera… No nos gusta derrochar. En nuestra familia estamos sensibilizados con un consumo responsable y sostenible. Todos nuestros electrodomésticos son de bajo consumo y las bombillas de led, porque aunque cuestan un poco más, se rentabilizan en poco tiempo. Apostar por una instalación fotovoltaica es rentable y se amortiza en 4 o 5 años. Lo más importante es ser coherente con el uso que hacemos de la electricidad y lo que nos cuesta obtenerla. El sol es gratis y mi hobby ha sido aprender a usarlo de forma sostenible y autónoma”.

 

okofen

Deja un comentario en: “Desconectado de la red eléctrica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *