¿BARBACOA? NO, GRACIAS. ESTA PRIMAVERA UNA COCINA SOLAR

juan cocinando¡Es primavera y tiempo por tanto de echarse a la calle, plazas, parques, montaña y a la vida en general! Momento de desembalar la cocina solar portátil que nos regalaron por Navidad y que no sabíamos si llegaría o no el momento de usar. Llegó.

Plegable y fácil de montar, este artefacto nos va a permitir cocinar alimentos usando el sol como fuente de energía. Lo hará por concentración de la radiación solar en un punto a través de un reflector parabólico. Basta con orientarlo adecuadamente en la dirección del sol, para lograr que los espejos cóncavos con que cuenta convenientemente orientados concentren los rayos solares. En dicho punto se coloca la olla que cocinará los alimentos. Se generarán altas temperaturas que nos permiten freír alimentos o hervir agua. Obviamente hay que tener precauciones como usar protección para las manos al coger las ollas o cacerolas y usar gafas oscuras para evitar deslumbramiento por el resplandor de la radiación que se refleja en los espejos. Los tiempos de elaboración son sólo un poco más lentos que con gas o inducción, por lo que el chef debe ir experimentando para conseguir los puntos del guiso al gusto. Y para eso es cuestión de cocinar mucho y depende más de nuestro tiempo personal que del clima puesto que habiendo sol directo con buena intensidad las cocinas pueden funcionar cualquier día del año aunque es ahora cuando a nosotros nos comienza a apetecer disfrutar del aire libre.

La cocina con energía solar se ha convertido en una alternativa en países emergentes donde el costo del combustible es elevado. Sin duda son mucho más ecológicas que una barbacoa y cumple con creces los requisitos de ésta en cuanto a las posibilidades de disfrute que nos garantiza. Además son fáciles de usar, no contaminan, no necesitan electricidad, ni combustible, fomentan el uso de energías renovables y se economiza en cuanto al dinero utilizado en la cocción de alimentos. ¿Veis futurista salir al campo con este artilugio pero normal cocinar entre unas piedras y carbón que es como viajar a los tiempos de las cavernas?

 

 

 

 

 

okofen marzoel montañes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *