Alejandro pagnotta

Ale es un sabio joven. Es fácil coincidir con cualquiera que le conozca, en que este hombre transmite y transforma. A través de la práctica y estudio de las artes marciales conectó con la medicina tradicional china. Ha dedicado su vida personal y profesional al estudio de estas ciencias milenarias, un aprendizaje vivo y continuo que complementa con el yoga, la fitoterapia y la osteopatía.

En España el sistema de salud público no contempla el tratamiento con medicinas “alternativas” cuando en varios países sí están plenamente reconocidas e integradas como una opción más. Por ejemplo en Alemania perfectamente pueden recetarte una sesión de acupuntura en vez de una cajita de pastillas. Es el presente, no ciencia ficción. Mientras en nuestro país evolucionamos en este sentido, aquellas personas que deseen tratar sus dolencias de forma más natural e integral deberán hacerlo por lo privado y acertando en descartar a los muchos que dicen ser terapeutas profesionales sin serlo. El sector no obstante goza de buena salud en la región y cuenta con un gremio profesional, serio y riguroso que como Ale dedica su existencia al estudio constante de unas ciencias dinámicas en constante evolución para poder ofrecerlo a quienes enferman y desean un tratamiento integral.D01B4290

La medicina china se basa en el concepto de Chi que es la energía vital que recorre el cuerpo de la persona como equilibrio espiritual, emocional, mental y físico. En la búsqueda de este equilibrio fluyen fuerzas opuestas yin, la energía negativa, y el yang, energía positiva. Según la medicina china tradicional, la enfermedad ocurre cuando se altera el flujo del chi y se produce un desequilibrio del yin y el yang. A diferencia de la medicina farmacológica y alopática que trata sólo el síntoma, esta ciencia oriental trabaja en la búsqueda del origen del desequilibrio y causa para poder corregir el trastorno y propiciar una curación más integral. Y es que alrededor del síntoma que podemos expresar, me duele la cabeza, existen factores desequilibrantes que hay que investigar, cuánto dormimos, qué comemos, si estamos estresados, herencia genética, polución electromagnética, etc. Lejos de darnos una pastillita, esta medicina abordará nuestra curación con terapias de alimentación, hierbas, ejercicios físicos que restituyen la salud, meditación, acupuntura y masajes reparadores. Es una concepción holística e integral de la enfermedad y su corrección. De hecho lo que ofrece Ale es una transformación hacia una forma de vida en la que mejorando los patrones conductuales consigamos no enfermar o al menos atajar casi desde el origen las patologías que amenacen nuestra salud y bienestar.

Su centro de terapias en la calle Arrabal está abierto a la práctica diaria de Yoga Integral que debe integrarse en nuestras rutinas junto a la meditación para conseguir un estado más pleno de bienestar y salud. En nuestros hábitos de vida debemos auto exigirnos el ir integrando estas disciplinas en el día a día como camino hacia un desarrollo integral de la persona. El reto es reconectar con nuestro interior, aprender a escuchar a nuestro cuerpo, ayudarle a estar sano, y cuando no somos capaces de sanarnos, acudir a un terapeuta que conciba la salud y la enfermedad de forma integral.

 

 

Los límites de la medicina holística son “el tiempo”, las propias fases de la enfermedad. Es decir, si acudimos cuando la patología está ya en un estadio muy avanzado, la medicina china sólo podrá paliar algunos de los síntomas que ésta genera. Por eso hay que aprender a cuidarse de forma integral, a todos los niveles, alimentándonos y nutriéndonos bien, haciendo ejercicio, practicando yoga, meditando, evitando el estrés, alejándonos de focos de polución, optando por alternativas de vida más felices, sanas y saludables. Hay que aprender a cuidarse pero también a escuchar las quejas de nuestro cuerpo cuando algo no va bien y cuidarle en el origen de sus dolencias. Somos seres libres y responsables de nuestra salud y bienestar por eso profesionales como Ale no recetan sino que sugieren hábitos y conductas para mejorar nuestra salud y felicidad de forma integral. Es nuestra elección.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *