AbrazoHouse

“Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no será en vano; allí es donde deben estar. Ahora, construye los cimientos debajo de ellos.” — Henry David Thoreau

Esta casa abraza el ecosistema en el que se integra de forma natural así como a las personas que la habitamos.” El proyecto vital de una familia se ha convertido en el de todas las personas que han participado en su construcción. Hace una década, en plena burbuja especulativa, buscaron una propiedad para reformar, pero a la vista de los precios y condiciones abusivas apostaron por comprar un terreno con el reto de construir una casa “asequible, cómoda, hermosa y ecológica. Buscábamos demostrar en la práctica que hay formas de vida más sostenibles y al final tuvimos que ponernos a construir nuestra propia casa”. No son arquitectos, ni sabían de albañilería, simplemente decidieron optar por la coherencia con su filosofía de vida, tomar las riendas y ponerse manos a la obra en la construcción de su propio hogar. Estudiaron diferentes técnicas de construcción ecológica y optaron por “usar lo que estaba debajo de nuestros pies: la tierra arcillosa del lugar. En el suroeste de Inglaterra hay miles de casas construidas con barro de la época medieval, alguna incluso del SXIII”. La técnica cob ha demostrado su durabilidad e impermeabilidad en un clima más crítico que el de Cantabria por lo que optaron por este método para comenzar el trabajo en su finca. “Con los pies se mezcla la tierra arcillosa con arena, paja y agua. Con esa masa se van levantando muros macizos que son bastante aislantes para mantener el calor en el hogar. Hicimos primero una casa pequeña para ensayar la técnica y poder vivir mientras levantábamos la grande. En su construcción, contamos con muchas manos voluntarias de familia, amistades y voluntarios de diferentes partes del mundo que querían ver por sí mismos cómo se construía una casa ecológica”.

 

Era una prioridad que fuera sostenible. Los 220 m2 de esta fabulosa casa de barro se orientan al sur con ventanales que permiten calentar su interior. Es una casa pasiva que no genera CO2, aprovecha al máximo el calor natural del sol y tiene como apoyo una estufa de leña para los meses más duros y placas solares para calentar el agua. La madera, por cierto, la obtienen de su propio terreno. Una finca generosa, como toda Cantabria, en la que tienen huerto ecológico y están propiciando la creación de un bosque comestible que imita a la naturaleza en su diseño y aprovechamiento. Esta casa es una experiencia vital compartida, un proyecto familiar y educativo abierto. Los primeros sábados de cada mes a las 4 de la tarde, esta familia acompaña y explica a sus visitantes esta magnífica casa y el proyecto en el que se enmarca. Su familia es un ejemplo de cómo se puede apostar por una vida alternativa, sostenible y feliz. Cada vez son más las personas que, sin ignorar el sistema, intentan depender de él lo menos posible. “No se trata de ser 100% autosuficientes porque es imposible, pero sí de necesitar lo menos posible. Apostamos por una vida lenta, sostenible, consciente y feliz”.

Los habitantes de una morada impregnan sus muros de su espíritu y energía. Les aseguramos que en Abrazo House sientes relax, buena onda, equilibrio con el entorno, se para el tiempo y te permite confirmar que vivir de otra forma es posible, más lento, más consciente, en armonía con la tierra y en paz con quienes comparten tu vida. Abrazo House es sin duda un ejemplo a seguir y una experiencia a compartir.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario en: “AbrazoHouse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *